#CommuniTip #5: Redes sociales sí, pero… ¿cómo?

redesEstamos de acuerdo: hoy en día no podemos permitirnos planificar una estrategia de comunicación sin tener en cuenta los nuevos medios en internet. De naturaleza gratuita, cada vez más, las audiencias se dirigen en primer lugar a las redes sociales cuando buscan información sobre una marca, producto, servicio u organización.

Resulta incluso imprescindible integrar todos nuestros perfiles en redes en los soportes  y materiales impresos de comunicación.

Pero, una vez de acuerdo en esto, ¿por dónde debemos empezar a hacer nuestra “comunicación online”?

En primer lugar, por nuestra actitud. Internet es un reto para aquellas personas responsables de comunicación que necesitan un control férreo de todo lo que se dice sobre su marca, producto o estructura. En el entorno online este control ya no es posible, ni siquiera (con una estrategia adecuada) necesario.

De hecho, aunque no tengamos actividad en este entorno, se puede estar hablando sobre nosotros sin que nos enteremos. El hecho de participar nos permitirá dar nuestra opinión e influir en la conversación.

El estado de ánimo con el que nos debemos acercar a las redes sociales es de abertura, transparencia y diálogo.

En la publicidad convencional, redactamos y lanzamos un mensaje de forma unidireccional, intentando que sea escuchado (leído, visto) por el mayor número de personas posibles. Nada más.

La comunicación no se completa, ya que es casi imposible tener un feedback de las personas receptoras.

En cambio, en cuanto empezamos a comunicar en internet, empieza el diálogo. Y con éste, la construcción de nuestra reputación en las redes sociales. Cuantos más intercambios y conversaciones en plano de igualdad con nuestras audiencias, mejor. De nosotros dependerá escuchar lo que tengan que decirnos, y aprovechar estos intercambios para extraer de ellos aprendizajes sobre el perfil, inquietudes, necesidades, demandas, etc. de nuestros públicos… y adaptar a ello nuestras propuestas.

Un beneficio importante es el efecto de cercanía con nuestros públicos que se produce: el hecho de poder interactuar con la marca (producto, servicio…) genera instantáneamente este efecto, y contribuye a nuestra “personalización”.

En nuestra identidad de marca ya habremos definido una personalidad (traviesa, transgresora, sabia, glamourosa….). Es importante mantener este tono en el estilo de nuestras conversaciones, porque esto contribuirá a forjar la imagen deseada en las mentes de nuestros interlocutores.

Sobre todo, nunca mentir. En las redes sociales la verdad se abre camino casi siempre, y pocas cosas hacen tanto daño a nuestra reputación como que nos pillen en un renuncio. En caso de crisis, de un error o un problema necesitamos la disposición a aceptar las eventuales críticas con humildad, y dar las informaciones relacionadas mostrando nuestros esfuerzos para mejorar.

Una vez este estado de ánimo impregnado, el componente técnico es relativamente sencillo. Hay que empezar poco a poco y segmentar las redes más adaptadas para nuestras necesidades. Por ejemplo, para una organización que busca personas voluntarias, estar en Linkedin le permitirá atraer perfiles profesionales adecuados para sus proyectos. Para un periódico o revista es imprescindible participar en Twitter. Si nuestros productos o servicios están relacionados con el arte o la belleza, los paraísos de las personas estetas están en Pinterest e Instagram… Finalmente, la mayoría de las marcas, empresas y organizaciones que buscan llegar al gran público tienen casi la obligación de tener una Fan Page en Facebook.

Por supuesto, es necesario conocer los matices y las particularidades de cada red, los trucos, los guiños de ojo a nuestras audiencias, las posibilidades comerciales gratuitas y de pago, y poner todo esto en relación con nuestros objetivos y nuestra propia estrategia de comunicación.

Parece complicado pero se trata de un tiempo realmente bien invertido porque los resultados casi siempre merecen la pena.

 

¿Te ha parecido útil este #CommuniTip? ¡Pues no dudes en compartirlo! Y si quieres recibir más como este, déjanos tu email.

Deja un comentario